Aula en casa

Aula en casa

¿Existe una receta para un óptimo aprendizaje online?

Para generar un ambiente propicio para el estudio en casa, es necesario contemplar los siguientes aspectos:

1.

Acceso a la tecnología

Para que tu experiencia de aprendizaje en Estudiantes en Línea sea exitosa, te recomendamos contar con los siguientes recursos tecnológicos:

  • Un computador (escritorio, notebook o tablet, deseable que tengan cámara y micrófono).
  • Dispositivo móvil (es deseable que puedas incorporar audífonos y te permita disponer de un punto de acceso WI-FI).
  • Acceso a Internet.

2.

Ambiente virtual

La plataforma Estudiantes en Línea es una guía virtual de aprendizaje, que te permite conocer las diferentes plataformas de conexión de manera virtual y desde cualquier lugar.

La enseñanza a través de las plataformas CANVAS, Campus Virtual UdeC e INFODA, se realizará en dos modalidades: asincrónico y sincrónico. Haz click aquí para más información.

3.

Planificación de tiempo

Una clase presencial se diferencia en varios aspectos de una clase virtual. Es por ello, que te recomendamos administrar tus tiempos de manera eficiente.Durante la educación online, debes estar siempre atento/a a los diferentes comunicados e informaciones que puedes recibir de tus profesores y profesoras, a través de las plataformas online que usen para dictar sus clases y/o correo electrónico.

Para que la comunicación sea efectiva, te sugerimos seguir los siguientes consejos:

  • Revisa tu correo electrónico regularmente y responde a ellos de manera rápida y profesional.
  • Pregúntale a tu profesor o profesora cuál será la herramienta de comunicación donde podrás realizar consultas e interactuar con tus compañeros y compañeras.
  • Crea grupos de estudio en línea para estar en constante comunicación con tu curso, ya que, aunque estén en lugares separados, pueden ayudarse mutuamente de manera virtual.

4.

Hábitos de estudio online

Adaptarte a esta nueva modalidad de enseñanza online requerirá de tiempo y paciencia. Sin embargo, el éxito que logres durante todo este proceso dependerá en gran medida de tu motivación y el entusiasmo que le otorgues. Una de las principales características del e-Learning es que puedes aprender a tu ritmo, pero para lograr excelentes resultados, te aconsejamos establecer una rutina diaria en la que establezcas ciertos horarios y actividades.

A continuación te dejamos un listado de hábitos que debes tomar en cuenta a la hora de comenzar tu aprendizaje virtual.

  • Diseña un plan de estudio: Prepara un calendario de estudio mensual donde puedas planificar qué actividades corresponden a cada día. Esto te permitirá avanzar de a poco y cumplir con todas tus responsabilidades.
  • Toma apuntes: Durante una clase online o mientras estés estudiando, recuerda ir apuntando aquello que consideres relevante. Este recurso te será muy útil cuando debas preparar un examen y quieras repasar lo que aprendiste.
  • Descansa entre sesiones: Realizar pausas tras 3 o 4 horas de estudio, permitirá a tu cerebro descansar y podrás recordar con más facilidad lo que estudiaste.
  • Duerme lo suficiente: Procura tener un descanso adecuado para que tu cuerpo recupere energías y tu cerebro pueda asimilar mejor lo que aprendiste durante el día. Cuanto mejor duermas, más aprendes.
  • Mantente mental y físicamente saludable: Estudiar online no supone que pases todo el día frente al computador. Intenta tomar descansos, caminar, dormir lo suficiente y alimentarte adecuadamente en los horarios que establezcas.

Tips

¿Cómo sobrevivir a la vida universitaria en línea?

¿Cómo sobrevivir a la vida universitaria en línea? Debido a la situación sanitaria que vivimos actualmente por el COVID-19, nos encontramos en un proceso de formación académica a través de plataformas virtuales. Para ello, te entregamos algunos consejos para sacar lo mejor de esta experiencia desde casa.

  • Mantén una mentalidad positiva y de crecimiento mientras te adaptas a las nuevas circunstancias.
  • Intenta establecer un horario de trabajo. Al igual que en una jornada laboral, trata de definir horas de inicio y término de estudio. De esta manera, tus tiempos en el día serán mejor aprovechados.
  • Divide las tareas grandes en tareas más chicas. A medida que las completes, verás cómo vas avanzando.
  • Organízate en una agenda u horario, y no te comprometas sin revisar tus tiempos antes. Cuando tengas una nueva tarea, anótala inmediatamente. Puedes usar herramientas como el calendario de CANVAS, que te permite realizar una planificación y estar siempre conectado/a.
  • No olvides destinar tiempo para divertirte, hablar en línea con familiares y amigos, ayudar en el hogar, realizar actividades indoor para reducir el estrés. Busca comunicarte a través de videollamadas.
  • Para evitar el incumplimiento de tus compromisos o llegar tarde a tus clases en línea, la solución es muy simple: usa las alarmas y recordatorios de tu teléfono.
  • Aprovecha tus tiempos entre actividades para planificar lo que harás después. Revisa las listas de cosas pendientes, genera ideas sobre cómo enfrentar un nuevo proyecto o tarea, lee, infórmate, haz planes, etc.
  • Planifica las actividades más difíciles para cuando tengas mayor motivación y energía. ¡Te costará mucho menos! Si estás muy cansado(a), puedes hacer tareas más automáticas o fáciles, y dejar las partes que exijan más creatividad o esfuerzo para cuando te sientas bien.
  • Si tienes dudas en tus materias, aprovecha los medios de comunicación para contactar a tus profesores.
  • Nunca dejes una tarea en medio de una parte difícil, porque será más complejo retomarla después.
  • Intenta que tu tiempo de estudio sea efectivo y de calidad. De lo contrario, pasarás más horas estudiando y perderás tiempo que podrías ocupar en otras cosas.
  • Si se acerca una evaluación y decides no estudiar y priorizar otras cosas, no te culpes. Sin embargo, deberás estar consciente de que más adelante deberás hacer un doble esfuerzo.
  • Limita el uso de redes sociales durante los momentos de estudio.
  • Comienza a estudiar con anticipación. ¡No esperes hasta el último día! Esto sólo hará que las últimas semanas tu estrés aumente y que debas hacer grandes esfuerzos para estudiar y aprender todo. No es necesario “matarte” estudiando. Sólo planificate.
  • Es normal desconcentrarse. Si te ocurre, toma un descanso breve y luego vuelve a hacer lo que estabas haciendo. Habla con tu familia o con quienes vives. Cuéntales cuáles son tus tareas y pídeles ayuda en este proceso.
  • Si sientes que estás teniendo un “bloqueo”, deja unos minutos el estudio y realiza alguna actividad de esparcimiento, pero para tu seguridad y la de tu entorno, no salgas de casa.

Que no te gane el estudio! Los hábitos son las conductas que realiza una persona de forma frecuente. En el ámbito del estudio, es necesario tener voluntad y motivación. Algunos aspectos a considerar son:

  • El ambiente: Intenta estudiar en un lugar espacioso, tranquilo y libre de ruidos.
  • El aislamiento: Mantén tu celular lejos, evita conversar mientras dure el estudio y apaga la TV. Si te gusta oír música, elige alguna que sea ambiental para no distraerte.
  • El mobiliario: Idealmente estudia en un escritorio o mesa lo más espaciosa y ordenada posible, y en una silla con respaldo recto, a la altura del escritorio.
  • La temperatura: Mientras estudias, evita sentir demasiado frío o excesivo calor. Abrígate si sientes frío o abre una ventana si necesitas bajar la temperatura.
  • La iluminación: Lo ideal es que estudies durante el día, para así contar con luz natural. La luz artificial puede cansar más rápido tus ojos y afectar tu ciclo de sueño. Si decides estudiar de noche, intenta que sea con luz fría o blanca.
  • La ventilación: Usa la ventana abierta o semiabierta para ventilar y dejar entrar aire fresco. Respirar profundo te ayudará a concentrarte mejor y bajar el estrés.
  • La postura: La mejor posición es con el tronco estirado y espalda apoyada en la silla. Evita estudiar en la cama, pues es probable que te duermas.
  • La planificación: Construye un horario con todas tus actividades semanales (incluso los momentos de descanso) y déjalo cerca para verlo siempre. Asimílalo de a poco y no lo abandones, ya que este orden te permitirá tener tiempo para todo. Designa tiempo para estudiar todos los días. Así evitarás que se la materia se acumule.
  • Horario: No existe un mejor horario para estudiar, ya que eso dependerá de ti. Te sugerimos estudiar lo más difícil en la mañana, y no estudiar tan tarde, ya que en la noche tu cuerpo se prepara para descansar.
  • Objetivos: Fíjate metas realistas, claras y concretas. Por ejemplo: “hoy lunes estudiaré para Química dos horas, de 10:00 a 12:00 horas. Luego, voy a ordenar mi pieza, almorzaré y regresaré a estudiar dos horas más”.

Los estudiantes universitarios tienen mayor riesgo de padecer ansiedad, debido a los constantes plazos, carga académica y falta de estrategias de afrontamiento.

¿Qué es la ansiedad? ¿Y el estrés?

La ansiedad es una reacción emocional adaptativa del organismo ante situaciones amenazantes o de peligro (reales o imaginarias), y nos sirve para defendernos de potenciales amenazas. En general, cualquier situación que consideres una amenaza te provocará ansiedad.
Por su parte, el estrés es un proceso adaptativo ante las demandas del ambiente. Cuando éstas son altas, una persona debe movilizar sus recursos para hacerles frente. El estrés se acaba cuando termina la situación estresante. En cambio, la ansiedad puede mantenerse en el tiempo, sin un final claro. Mientras el estrés viene de una preocupación, la emoción detrás de la ansiedad es el miedo.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

  • Taquicardia
  • Respiración agitada
  • Sudoración
  • Tensión muscular
  • Cansancio
  • Pensamientos negativos
  • Necesidad de escapar o de buscar ayuda

Cuando siento ansiedad, ¿Cómo puedo sentirme mejor?

  • Busca a alguien con quien puedas hablar sobre lo que estás sintiendo.
  • Haz ejercicio físico o una actividad para distraerte, pero sin salir de casa.
  • Organiza tus tiempos. Haz una planificación realista de tus actividades.
  • Prepara tus pruebas, tareas o certámenes con tiempo.
  • Come bien y a horas adecuadas para poder aprovechar mejor los tiempos de trabajo.
  • Duerme lo suficiente para poder rendir adecuadamente. Si no puedes dormir por las noches (insomnio) y esto es reiterativo, pide ayuda.
  • Busca un espacio seguro, programa tus tiempos y deja un momento para relajarte.
  • Para cumplir con todo lo anterior, no es necesario que dejes de lado tus actividades normales. Intenta retomar tu rutina habitual y ver la fuente de estrés como un desafío a superar, más que como una amenaza. De esta manera, tu ansiedad tenderá a disminuir.

Con estos tips lograrás optimizar tu tiempo

Seguir estudiando con autonomía y ayudar a tus compañeros y compañeras del aula virtual en este nuevo desafío